Beneficios del Ejercicio en el Embarazo

ejercicio en el embarazo

Quién dijo que estar embarazada es sinónimo de inmovilidad y aburrimiento estaba muy equivocado. A continuación, te lo demostramos contándote todos los beneficios del ejercicio en el embarazo.

Te puede interesar: Hábitos saludables en el embarazo

Ver después: Ropa que debes usar durante la Maternidad

Ejercicio durante el embarazo: ¿Es posible?

ejercicio en el embarazo

Fue el mismísimo Aristóteles quién afirmó que, las mujeres con estilos de vida sedentarios tenían alumbramientos mucho más difíciles.

Sin embargo, esta premisa no es del todo cierta, ya que, si bien es real que la actividad física trae innumerables beneficios al cuerpo, también es verdadero que los cuerpos son diferentes y no todos aprovechan algunos hábitos tan positivamente.

Por lo anterior, antes de tomar la decisión de ejercitarte durante todo el periodo de gestación, será mejor visitar a tu médico de confianza. Puesto que él tendrá los conocimientos y herramientas médicas necesarias para determinar si puedes hacerlo sin complicaciones.

Así mismo, también es importante resaltar que, si tu embarazo está catalogado como de alto riesgo, hay una amenaza de aborto espontáneo, presenta situaciones con la placenta o hay la presencia de otros problemas órganos. Resultará preciso olvidarse un tiempo de las actividades deportivas y vivir una preñez tranquila.

Principales beneficios del ejercicio en el embarazo

Durante bastante tiempo, existió información que sostenía lo perjudicial del ejercicio durante la gestación.

Especialistas llegaron a corroborar que, incluso, el estrés fetal era causado por la constante actividad física que mantenían algunas madres.

Actualmente, lo anterior fue desmentido y desmitificado por la American Journal of Obstetrics & Gynecology quiénes confirmaron que, mientras no existan factores de riesgo y complicaciones significativas para el niño o su madre, ejercitarse estando embarazada puede ser altamente beneficioso.

Seguidamente, detallamos algunos beneficios de practicar actividad física durante la dulce espera de un bebé.

1. Reduce enfermedades vinculadas al embarazo

Durante el embarazo, el incremento de peso requiere ser controlado para evitar problemas de salud en la madre que puedan afectar al feto.

En este sentido, la obesidad en el embarazo puede desencadenar inconvenientes de hipertensión, diabetes gestacional e incluso preeclampsia.

La práctica de ejercicios con intensidad moderada, reducirá la posibilidad de que cualquiera de las patologías anteriores se manifieste, favoreciendo a su vez los niveles de azúcar en la sangre y un peso saludable.

2. Disminuye los dolores lumbares

Situaciones como la comprensión del nervio ciático, la elevación de hormonas como la angiotensina o la progesterona y el incremento de peso, hacen que la mayoría de las embarazadas presenten dolor lumbar.

Lo anterior, puede resultar bastante molesto y afectar significativamente algunas actividades cotidianas de la mujer gestante. Tales como la conciliación del sueño.

Desempeñar ejercicios que favorezcan la postura corporal, los músculos de la espalda, los glúteos y los muslos. Reducirá de manera importante las dolencias e incomodidades antes mencionadas.

3. Favorece el sistema circulatorio

Con el embarazo se presenta un aumento del volumen sanguíneo y muchas veces por el incremento del útero, el retorno de esa sangre en los vasos de las piernas se vuelve dificultoso, generando la aparición de varices junto a calambres musculares.

La práctica deportiva regular es excelente para facilitar la circulación venosa y evitar la retención de líquidos. Hecho que ayuda a disminuir las dolencias circulatorias.

4. Mejora el control de la incontinencia y disminuye el estreñimiento

El rápido crecimiento del útero durante el embarazo, es la causa principal de que la vejiga se presione y las mujeres en ese estado precisen ir constantemente a orinar.

En el mismo sentido, la elevación en la producción de hormonas también origina el debilitamiento del suelo pélvico.

Actividades físicas como los ejercicios de Kegel, son capaces de fortalecer el suelo pélvico y servir como coadyuvante en la incontinencia urinaria.

Por otra parte, también es conocido que el ejercicio recurrente es útil para impulsar el tránsito intestinal, sirviendo para aminorar las situaciones de estreñimiento incluso en el embarazo.

5. Facilita el proceso de parto natural

Cuando una mujer ha realizado actividad física de intensidad moderada durante la preñez, el proceso de parto y postparto se ven bastante favorecidos.

Lo anterior se debe a qué, la actividad física disminuye la posibilidad de tener partos por cesáreas. Lo cual permite que la recuperación posnatal sea más rápida.

Igualmente, la práctica de procesos respiratorios controlados en  la actividad deportiva serán de mucha ayuda para aprender a respirar durante el alumbramiento.

Recomendaciones generales para practicar ejercicio durante el embarazo

ejercicio en el embarazo

Antes de iniciar cualquier rutina deportiva durante el embarazo, es importante visitar a un especialista que las asigne según las limitaciones orgánicas propias de cada proceso de gestación.

Ahora bien, dentro de las consideraciones generales que tendrá que tomar en cuenta el coach durante el entrenamiento se encuentran las siguientes:

  • Restricciones médicas hechas por el ginecobstetra.
  • Intensidad del ejercicio o rutina de entrenamiento físico.
  • Tiempo de entrenamiento y cantidad de ejercicio personalizado.
  • Conservación de la temperatura corporal.
  • Personalización del entrenamiento incluso en clases deportivas grupales tales como: Pilates, yoga, bailoterapia, zumba, etc.

Ejercicios recomendados durante el embarazo

Entre las actividades deportivas de menor riesgo físico y con mayores beneficios para la madre y el bebé se hallan:

a. Caminar

Es una práctica deportiva de intensidad moderada que incluso favorece el funcionamiento del sistema circulatorio y cardiovascular.

En este sentido, se recomienda que las mujeres embarazadas ejecuten 3 o 4 paseos semanales con una duración aproximada de 30 minutos.

Ahora bien, dichas caminatas deben ser desarrolladas durante la mañana o la tarde, cuando la intensidad solar es mucho menor. Esto para no afectar la temperatura corporal de la madre y el niño.

b. Nadar

Nadar para algunas mujeres es bastante plácido. Esta práctica deportiva favorece la relajación muscular y disminuye las dolencias lumbares.

Es pertinente considerar que, las prácticas de natación deben ser monitoreadas por un especialista y ejecutarse en una piscina libre de olas. Esto para evitar lesiones u otros contratiempos que pongan en peligro el feto.

c. Yoga

Durante los últimos años el yoga se ha vuelto una práctica bastante popular.

La serenidad de la misma, los estados de meditación y la elasticidad que posibilita dicha práctica la ha hecho también la consentida de muchas mujeres en estado de embarazo.

La reducción de molestias corporales físicas y el estrés, son de los mejores beneficios que ofrece el yoga a las futuras mamis.

d. Baile

El baile es de los ejercicios más completos y flexibles que una persona puede desempeñar.

En el caso de las mujeres en estado de preñez permite favorecer la práctica deportiva moderada, mejorar el estado de ánimo y promueve los procesos de socialización mediante clases colectivas.

Consideraciones finales

El ejercicio puede ser muy positivo en el embarazo, para ello será conveniente conversar con un especialista de la salud, capaz de garantizar que la actividad deportiva no representa ningún riesgo en la gestión.

Por otra parte, también resultará útil que un coach o entrenador experimentado en actividades deportivas prenatales, ajuste las rutinas y tipos de ejercicios a desempeñar.

Finalmente, recuerda que, si al realizar cualquier ejercicio percibes molestias extrañas o algún contratiempo, debes detenerte inmediatamente y dirigirte con tu médico de confianza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.